Presidente Pérez 789, Llolleo.

Fundación educacional Colegio Santa Teresita de Llolleo.

Liceo Santa Teresita de Llolleo

+56 35 2283 232

secretaria@liceosantateresita.cl

Presidente Pérez 789, Llolleo.

San Antonio.

8:00 a 18:00 hrs.

Lunes a viernes.

Liceo Santa Teresita de Llolleo

+56 35 2283 232

secretaria@liceosantateresita.cl

Presidente Pérez 789, Llolleo.

San Antonio.

8:00 a 18:00 hrs.

Lunes a viernes.

Historia

Pensamientos de Madre Bernarda

“El mejor y más fácil modo de corregir es dar buen ejemplo".

Madre Bernarda Morin

Fundadora de las Hermanas de la Providencia

2016-03-14T15:19:08-03:00

Madre Bernarda Morin

Fundadora de las Hermanas de la Providencia

“El mejor y más fácil modo de corregir es dar buen ejemplo».

Pensamientos de Madre Bernarda

“Todo lo que no se sabe se aprende si hay buena voluntad en el cumplimiento de los deberes […] vamos andando aunque sea a paso lento”.

Madre Bernarda Morin

Fundadora de las Hermanas de la Providencia

2016-03-14T15:19:18-03:00

Madre Bernarda Morin

Fundadora de las Hermanas de la Providencia

“Todo lo que no se sabe se aprende si hay buena voluntad en el cumplimiento de los deberes […] vamos andando aunque sea a paso lento”.

Reseña Histórica del Colegio

La obra educacional de las Hermanas de la Providencia en Llolleo se inició hace 88 años atrás: su primera misión fue acoger a las Colonias Escolares  Providencia durante el verano con el fin de que niñas  y adolescentes pudieran gozar de un agradable descanso, sin descuidar su formación cristiana que  robusteciera, cada vez más, su personalidad, con una base sólida en los valores evangélicos.

El 23 de marzo de 1923 se aprueba la casa de Llolleo por la Madre Bernarda Morin, fundadora de las  Hermanas de la Providencia en Chile. En el año 1924 se habilita la casa para comenzar con la acogida  de niñas y jóvenes de los asilos de la Providencia de Chile.

En 1931, se fundó la Escuela Primaria, con cursos de 1º a 4º Preparatoria. Transcurridos algunos años, la escuela creció hasta 6ª preparatoria; las mejores alumnas eran enviadas a Santiago para continuar sus estudios, preferentemente en escuelas para Formación de Profesores. Con el tiempo esto fue cada vez más difícil, por lo que se creó la primera Escuela Vocacional particular del país con título reconocido, en la que se impartían clases de corte y confección, tejido, lencería, economía doméstica y comercio. Luego de algunos años el Supremo Gobierno obligó a tomar una nueva orientación que estuviese acorde a los tiempos: así se dio inicio a la Escuela Técnica Femenina Profesional.

Pasaron los años y se comenzó a construir el edificio de tres pisos que una vez finalizado, acogería las tres ramas de la educación: Educación Primaria, Educación Técnico- Profesional y el Liceo, los que se unieron bajo una sola denominación: Establecimiento Educacional Santa Teresita de Llolleo.

El 21 de noviembre de 1957, el Ministerio de Educación confirió al establecimiento el Decreto Cooperador del Estado Nº 15.492.

Hoy, nuestro liceo humanístico- científico es particular subvencionado, gratuito, sin financiamiento compartido. Está ubicado en el centro de Llolleo, y acoge alrededor de 600 alumnas en los niveles Prebásico, Básico y Enseñanza Media en Jornada Escolar Completa. Su población escolar proviene de sectores medios y medios bajos.

El liceo orienta su accionar hacia las educandas basado en el objetivo de formar mujeres capaces de discernir y reaccionar frente a los desafíos que le presenta la vida. A la vez, comprende que la educación es un proceso permanente que trasciende y se proyecta hacia etapas superiores del aprendizaje.

Así como las grandes ciudades del mundo se edifican a partir de una primera piedra, las sociedades se construyen desde su niñez y juventud. Nuestro sueño es proporcionar a la sociedad, generaciones emprendedoras, que con las herramientas académicas adquiridas durante su proceso de educación formal, puedan ser capaces de llevar a cabo los cambios sociales que se requieren en la actualidad, educadas en los valores cristianos, que puedan responder tanto a las necesidades propias como a las de su entorno.